Iñaki Lungarán se ha convertido en un ícono de la fotografía. No es un fotógrafo de bodas.  Es «Él fotógrafo de bodas de Toledo». Tenerlo en tu boda es un privilegio que se traduce en recuerdos únicos e inolvidables.

Más que un fotógrafo de bodas

El arte de Iñaki Lungarán es similar a la obra de un escritor. Iñaki cuenta historias usando imágenes. Son sesiones de fotos con carácter, con argumento y muchísima personalidad. Además, su técnica es impecable. El uso de la luz y la armonía de las líneas son tales que cabría preguntarse si no es demasiado para una boda. Sin embargo Iñaki defiende su género. Es un fotógrafo de bodas que mezcla fotografía artística con la documental para mostrar desde su lente, uno de los momentos más importantes en la vida de dos seres, su boda.

Fotografías de bodas con personalidad

Las imágenes de las bodas de Iñaki están llenas de vida; son muy realistas y nada forzadas, con una calidad tremenda, prueba de la ética y el respecto que este fotógrafo de bodas siente por su oficio. En sus propias palabras: “Cada reportaje de boda lo considero una obra para mí, donde mimo cada instante. Es por ello que limito el número de bodas puesto que mis reportajes son creados única y exclusivamente por mí y mi ayudante de iluminación, obteniendo una fotografía de autor, con una personalidad definida, basada en la calidad de la imagen”

Ser fotógrafo de bodas en Toledo, es más que un oficio

Cuando estás frente a la fotografía de bodas de Lungarán no ves solo cosas o personas.  Sientes, vives el momento y te conectas con las emociones que tanta pericia el autor ha podido captar. Tal efecto puede deberse a su capacidad de conectarse con la pareja, de comprender lo sublime y profundo de una celebración que ha sido subestimada.

En palabras del autor: “Es mucho más que un trabajo, ser fotógrafo de boda es sencillamente mi estilo de vida”

Fotos poco comunes

Este fotógrafo filtra las bodas mediante la realidad de su lente y los resultados son geniales. Cada boda es única e Iñaki lo sabe. Cada una tiene una historia que contar que no se parece a ninguna otra. Los novios quedan maravillados porque sus recuerdos son realmente únicos, originales. Iñaki se encarga de captar esos detalles especiales, momentos conmovedores, gente, ropa, amigas y más.

Bodas eternas

Uno de los aspectos resaltantes de la calidad de sus fotografías, se relaciona con los planos. Es un argumento muy bien logrado en sus fotos, que junto al resto de los aspectos de la técnica, hacen de sus imágenes un cuadro atemporal. Así es, Iñaki sumerge ciertos instantes, y combina ciertos elementos,  de una forma que generan cierta sensación de permanencia. Bien podría ser una foto del siglo XVIII, de hace décadas o de ayer.

Además, en estas fotografías hay una referencia a lo trivial, a lo cotidiano. Puedes ver la pareja de novios abrazados sobre un puente, y al lado, un hombre paseando un perro hermoso como si nada. Semejante mezcla hace más evidente lo hermoso, lo sublime y a la vez lo simple del momento.

Definitivamente, no es casualidad que Iñaki Lungarán sea el fotógrafo mejor clasificado de Toledo.