Fotografías de bodas modernas

Mucho se habla en contra de las fotos tradicionales de bodas, e incluso, es normal escuchar cierto menosprecio por estas imágenes.

Las típicas fotos de los novios tomando de la copa con los brazos entrelazados o cortando el pastel de bodas. Sin embargo, más que desdeñable, ese era un estilo diferente adaptado a otras épocas.

Ahora, en general, la fotografía de bodas ha adquirido renombre gracias a la labor de muchos profesionales que han desembocado su arte en este menospreciado género. De entre lo más contemporáneo, surge el llamado fotoperiodismo de las bodas de hoy.

Un estilo más natural

Esta es una de las principales diferencias de los fotorreportajes actuales con la fotografía de bodas tradicional. Ahora se exalta la espontaneidad por encima de los ensayos. Se aprecia lo genuino y lo auténtico.

A su vez, el fotógrafo trata de ser lo menos intrusivo posible, sin moderar la realidad ni perturbar los momentos, sino aprovechando las emociones reales captando los detalles e instantes más emotivos de la ceremonia y la celebración. Para lograr la naturalidad fomenta la frescura, sin posturas exageradas o artificiales.

En qué consiste el fotoperiodismo en una boda

Parta explicarlo de una forma sencilla, se trata de crear una historia gráfica de todo lo sucedido en ese día, donde todos los detalles cuentan. Es narrar el amor con un estilo original y diferente donde los novios son protagonistas y el fotógrafo un narrador amistoso.

Momentos divertidos

Pero eso no significa que la boda será como una noticia o que todo debe ser muy serio ¡al contrario! La ocasión está llena de alegría y así lo aprovecha el equipo periodístico. Con los días, todos los asistentes sonríen maravillados por disfrutar por segunda vez de ese día irrepetible.

La creatividad se da rienda suelta y muchas veces, los novios e invitados quedan atónitos porque el ojo del fotógrafo les muestra lo que no vieron de la ceremonia.

Fotografías poderosas

Esta es otra de las diferencias más comunes de las fotografías de bodas de las abuelas y las de hoy. En ese tiempo, era suficiente con dejar testimonio del momento y los eventos en torno al matrimonio. Ahora, va mucho más allá.

Las fotografías de bodas modernas son imágenes poderosas, capaces de transmitir sentimientos y generar impacto al que las aprecia, incluso, si no tienen ninguna conexión con los novios.

El nivel de creatividad es mucho mayor y la interacción con el equipo humano que se encarga de las fotografías es mucho más directa y cercana.

Periodismo aplicado a una boda

El periodismo es el arte de documentar eventos de una forma objetiva y plasmarlos en palabras. En contraste, el reportaje de bodas usa imágenes para plasmar una línea de eventos y generar una historia con argumento y cierto “drama”

Aunque sintamos respeto por las fotos de otras eras, el fotorreportaje ha llegado para transformar de modo definitivo la forma de fotografiar las bodas y se posiciona como una de las opciones favoritas de los novios de hoy en día.

 

www.kenoaphotography.com